Investigadores de la Universidad de York dibujan los rasgos faciales que nos muestran accesibles, atractivos y dominantes

Las expresiones faciales son el área más estudiada en la breve historia del análisis científico del comportamiento no verbal. La sabiduría popular asegura que la cara es el espejo del alma, y la ciencia ha demostrado que el auténtico reflejo de nuestras emociones está precisamente en el rostro. De hecho, al observar la cara de otra persona reconocemos antes su estado emocional que su identidad, incluso tratándose de alguien de nuestra propia familia. La diferencia es de milisegundos, pero ese tiempo infinitesimal resulta decisivo para formarnos una primera impresión.

Nuestro cerebro juzga a una velocidad pasmosa -y por su cuenta y riesgo- las expresiones faciales, y decide de manera inconsciente quién nos gusta y quién no. Por lo tanto, si la primera impresión es la que cuenta, debemos tener muy claro que el estímulo inicial recibido en nuestra amígdala proviene de la cara observada.

Investigadores norteamericanos de la Universidad de Princeton ya documentaron ampliamente en 2006 que nuestro cerebro emocional puede obtener ese juicio instantáneo en menos de 100 milisegundos. Con posterioridad, en el año 2009, psicólogos alemanes de la Universidad de Halle-Wittenberg fijaron en menos de 50 milisegundos el tiempo necesario para reconocer los rasgos y expresiones faciales vinculados a la extraversión.

Una reciente investigación de la británica Universidad de York acaba de añadir un nuevo enfoque a estos conocimientos. El trabajo confirma algunos de los rasgos en los que reparamos con más frecuencia a la hora de percibir a una persona como accesible, atractiva o dominante, y va un poco más allá al transformar las conclusiones obtenidas en dibujos animados editados en vídeo.

presentación en la que se aprecian los rasgos que nos hacen accesibles, atractivos o dominantes

Los investigadores de York realizaron esta presentación en la que se aprecian los rasgos que nos hacen accesibles, atractivos o dominantes. Emulando la célebre Escala de Sam, en el lado izquierdo se recoge el menor valor y en el derecho el mayor. Los rostros aparecen alineados verticalmente para facilitar su lectura comparativa, señalando junto a cada uno el grado de inclinación.

El estudio se realizó a partir de 1.000 fotografías de caras tomadas de internet, que fueron codificadas según 65 características físicas diferentes, tales como la forma y tamaño de la mandíbula, la boca, los ojos, los pómulos o la altura de las cejas. Los jueces participantes las observaron y calificaron sus primeras impresiones sobre 16 atributos sociales.

Ejemplo de cómo fueron modeladas las 1.000 caras objeto de estudio, convirtiéndolas en dibujos cuya fidelidad fue posteriormente contrastada

Ejemplo de cómo fueron modeladas las 1.000 caras objeto de estudio, convirtiéndolas en dibujos cuya fidelidad fue posteriormente contrastada.

En función de los valores estadísticos obtenidos, los investigadores de York aplicaron un modelo matemático que permitió recrear las dimensiones de los rasgos y expresiones faciales, para dibujar a continuación las caras más accesibles, atractivas y dominantes.

Mostradas las recreaciones a un nuevo grupo de evaluadores, los resultados fueron coincidentes, lo cual confirma la fidelidad de estas animaciones inspiradas en los populares gifs que circulan por la red.

Animación que recrea los rasgos de accesibilidad
Animación que recrea los rasgos de atractivo
Animación que recrea los rasgos de dominación

 

En líneas generales, y de modo muy resumido, parece ser que el secreto de alguien accesible y confiable está en su sonrisa; el atractivo y aspecto juvenil residiría principalmente en el tamaño de los ojos; y el carácter dominante en la masculinidad del rostro. Además, la inclinación de la cara y el tono de la piel también jugarían un papel destacado, aunque el estudio se limitó a rostros caucásicos para simplificar las variables.

Los resultados de la investigación fueron publicados este verano en la revista de actas de la Academia Nacional de las Ciencias de los Estados Unidos, PNAS, y su contenido original está disponible en línea en el siguiente enlace: http://www.pnas.org/content/111/32/E3353.full

 

Este artículo fue una colaboración de nuestra web para Ssociólogos, donde apareció publicado originalmente: http://ssociologos.com/2014/09/04/la-primera-impresion-en-la-cara/

 

Referencias

Vernon, RJ, Sutherland, CA, Young, AW, y Hartley, T. (2014). Modeling first impressions from highly variable facial images. PNAS (Actas de la Academia Nacional de las Ciencias de los EE.UU.), 111(32), E3353-E3361.

Borkenau, P., Brecke, S., Möttig, C., y Paelecke, M (2009) Extraversion is accurately perceived after a 50-ms exposure to a face. Journal of Research in Personality , 43 (4), 703-706.

Willis, J. y Todorov, A. (2006). First impressions making up your mind after a 100-ms exposure to a face. Psychological Science, vol. 17 no. 7 592-598

Las imágenes y vídeos originales están disponibles gratuitamente a través de la opción de acceso abierto PNAS: www.pnas.org/lookup/suppl/doi:10.1073/pnas.1409860111/-/DCSupplemental