No dejes que te engañen con recetas mágicas para descubrir el engaño

Evitar la mirada, tocarse la nariz o sonreír nervioso no son síntomas infalibles de que una persona miente. Los mitos y las falsas creencias sobre la búsqueda de la verdad han conseguido presentar como ciertos algunos indicadores no verbales que nada tienen que ver con la mentira. Aquí tienes diez de los más populares y erróneos. No dejes que te engañen sobre la detección del engaño.

Infografía: 10 mentiras sobre la detección de mentiras

La sabiduría popular no siempre acierta. Durante muchísimo tiempo, casi el 100% de población mundial vivió en la convicción de que la tierra era plana. Obviamente, se equivocaban. Algo parecido ocurre con la mentira, aunque en menor proporción.

Una macro investigación realizada en 75 países por el psicólogo social Charles Bond (2006) reveló notables coincidencias sobre lo equivocados que estamos en esto de pillar a los mentirosos.

La mayor parte de los encuestados en cualquier parte del mundo creía que evitar la mirada (71%), cambiar la postura (65%), tocarse y rascarse (64%), o contar historias más largas (62%), son síntomas del engaño, pero no es así.

Las pistas apuntan precisamente en otra dirección. Para empezar, en cuanto al contenido, las narraciones falsas suelen ser más cortas, menos elaboradas y menos complejas que las verdaderas (Blandón-Gitlin et al, 2014).

Lo mismo ocurre con los comportamientos que incluimos en nuestro particular Top 10 del engaño sobre el engaño: esos movimientos corporales son conductas que pueden revelar estrés, ansiedad o temor, pero no indican necesariamente una mentira.

Al contrario, las últimas líneas de investigación indagan en la parálisis que produce el sobreesfuerzo cognitivo del ejercicio de mentir. Incluida la mirada, que suele quedarse fija para facilitar la concentración mental en el argumento falso, o puede cruzarse intencionadamente con la del interlocutor, más de lo habitual, para comprobar si el incauto se lo está creyendo o no.

Sin caer en el simplismo ni la generalización, los pocos indicadores fiables del engaño tienen más que ver con la mirada fija, la reducción de los gestos ilustradores, menor movimiento de las extremidades, incongruencias emocionales en la expresión facial y un tono de voz más agudo.

Aunque ninguno por sí solo es concluyente. Solo nos aportarán indicios y sospechas que un buen analista debe contrastar con las evidencias materiales. El análisis del comportamiento no verbal puede resultar una herramienta eficaz en la búsqueda de la verdad, pero requiere una sólida formación y el manejo de una metodología validada por la ciencia. Así que, ya sabes, no te dejes engañar con la detección del engaño.

Bibliografía
  • Blandón-Gitlin, I., Fenn, E., Masip, J. y Yoo, A. (2014). Cognitive-load approaches to detect deception: Searching for cognitive mechanisms. Trends in Cognitive Sciences, 18, 441-444.
  • Global Deception Research Team. (2006). A world of lies. Journal of Cross-Cultural Psychology37(1), 60-74.
  • Mann, S., Vrij, A., Leal, S., Granhag, P. A., Warmelink, L., & Forrester, D. (2012). Windows to the soul? Deliberate eye contact as a cue to deceit. Journal of Nonverbal Behavior, 36(3), 205-215.
The following two tabs change content below.
César Toledo
Consultor de comunicación, experto en análisis y máster en Comportamiento No Verbal por la Universidad Camilo José Cela y la Fundación Universitaria Behavior & Law. Miembro de ACONVE y de la Asociación de la Prensa (FAPE-FIP). Fundador de analisisnoverbal.com.