Los ojos también hablan, y cuando pierden su alineación con la cara indican disimulo

La mirada de reojo puede tener diversos significados en la comunicación no verbal. Este tipo de miradas furtivas pueden indicar recelo, simple curiosidad o, incluso, un intento de flirteo. Todo depende de las expresiones faciales que la acompañen, del comportamiento del resto del cuerpo, y del contexto en el que se produzca. Lo innegable y común en la mayoría de los casos es que quien la protagoniza pretende disimular, y por eso no orienta su cabeza hacia la persona u objeto observados.

El problema surge cuando alguien nos descubre mirando de esta forma, porque nuestras ocultas intenciones quedan al descubierto. El daño en nuestra imagen suele ser mayor que el mal que intentábamos evitar. Por eso, siempre será más aconsejable mirar abiertamente y de frente, aunque sea a la persona o en el momento inadecuados.

La sesión informativa y extraordinaria del consejo de ministros español, presidida por el rey Felipe VI, nos dejó precisamente esta curiosa imagen de la agencia EFE, que el periódico El Mundo llevó a la portada de su edición nacional. La mirada de reojo al líder de Unidas Podemos evidencia el interés del monarca por observar la conducta de Pablo Iglesias cuando este no le ve.

La fotografía recuerda mucho a otra muy parecida obtenida un año antes en Barcelona, con una mirada casi idéntica que Felipe VI le dedicó al presidente de la Generalitat catalana, Quim Torra, durante la cena de inauguración del Mobile World Congress, en febrero de 2019.

Sin embargo, entre las dos fotografías hay una sutil pero importante diferencia, la expresión facial del monarca no es la misma. Tampoco el contexto, obviamente. En la mirada dirigida -o casi perpetrada- al líder independentista catalán, la cara del rey presenta una expresión de extrema seriedad, hay tensión en toda la cara y su barbilla registra un punto de elevación. Es una mirada dura y con cierta expresión de altivez. Una “mirada asesina” se atrevieron a titular algunos medios de comunicación.

Por el contrario, en el caso de Pablo Iglesias, la cara del rey no registra esa tensión, dureza ni seriedad. Casi al contrario, aunque su expresión emocional es bastante neutra, en el brillo de los ojos se aprecia de forma muy sutil algo muy parecido a la curiosidad.

“Mirar con recelo es un comportamiento que se observa cuando sospechamos de otros o cuestionamos la validez de lo que están diciendo”, asegura Joe Navarro en su libro El cuerpo habla”. Para este veterano agente del FBI -experto en análisis de la conducta-, se trata de un gesto “más de curiosidad y recelo que irrespetuoso”.

En el caso que nos ocupa, descartada la opción del flirteo por razones evidentes -y por la ausencia de la sonrisa que suele acompañar a la mirada de reojo del coqueteo-, la prudencia aconseja quedarnos con la alternativa de la curiosidad a la hora de interpretar esta imagen.

The following two tabs change content below.
César Toledo
Consultor de comunicación, experto en análisis y máster en Comportamiento No Verbal por la Universidad Camilo José Cela y la Fundación Universitaria Behavior & Law. Miembro de ACONVE y de la Asociación de la Prensa (FAPE-FIP). Fundador de analisisnoverbal.com.