A los grandes líderes no los seguimos tanto por lo que dicen como por lo que son y lo que hacen

El dominio del comportamiento no verbal resulta imprescindible para administrar con eficacia la comunicación política e institucional. Aprender a gestionar con habilidad la comunicación no verbal es mucho más fácil de lo que parece, aunque requiere tiempo y dedicación. Exige tener conciencia y paciencia, apertura de miras, humildad, y un espíritu autocrítico a prueba de vanidades. Quizás por eso la mayor parte de nuestros políticos prescinden de esta formación, que en mi opinión debería impartirse desde los primeros ciclos de la enseñanza escolar.

El cirujano de Harvard y experto en liderazgo y motivación, Mario Alonso Puig, asegura que a los grandes líderes no los seguimos tanto por lo que dicen, como por lo que son, por lo que hacen. Las palabras son importantes, por supuesto, pero los hechos lo son más, porque ese es el sistema que utiliza nuestro cerebro para aprender: observar conductas e imitarlas.

Desde niños, nuestra tendencia natural no es la de hacer lo que nos dicen (no te subas ahí, no grites, no corras, …), sino hacer lo que vemos. Aprendemos a ser personas modelando a otras personas, y cuando una imagen o comportamiento nos resultan atractivos tendemos a identificarnos con su dueño.

No les voy a engañar. Los atajos no existen a la hora de transformarse en un buen comunicador político. Y menos, a la hora de construir un liderazgo partiendo de la nada. Tampoco hay fórmulas mágicas ni remedios instantáneos, pero quienes deseen triunfar en la jungla mediática de la política deberían guardar los machetes y tener muy en cuenta estos cinco pasos imprescindibles:

Infografía: 5 pasos imprescindibles para dominar la comunicación no verbal política

1. Lo primero, conócete a ti mismo

El autodiagnóstico es el primer paso en el camino de la comunicación ganadora, asegura el consultor Fran Carrillo. Si un político no sabe quién es, difícilmente podrá contarlo y transmitirlo a los demás, añado yo. Tomar conciencia de su propio comportamiento, y del efecto que produce en su entorno, es el principio de una sólida formación.

2. No cambies tu personalidad, perfecciona tu estilo

Si te dedicas a la política, tienes que observarte con espíritu crítico y corregir todo aquello que chirríe. El espejo sirve para ensayar, pero te engañará. Si quieres entender cómo te ven los demás, procura que te graben en vídeo sin saberlo y analízate sin complacencias. Verás qué sorpresa te llevas. Cambia todo aquello que te aleje de tu objetivo. No es cuestión de transformar la personalidad, sino de mejorar el estilo.

3. No pienses en la letra, siente la música

Comprender la letra de la canción es importante para transmitir emociones, pero lo que realmente te hará bailar será siempre la música. Si tienes que pensar los pasos cada vez que sales a la pista, lo más probable es que tropieces o acabes pisando a tu pareja. Hay que entrenar y ensayar las correcciones una y mil veces hasta que salgan solas, de forma espontánea y natural.

4. Tu cuerpo es el mensaje solo si existe el mensaje

Un político sin ideas es como un bailarín sin coreografía o un actor sin guión. Por muy bien que te expreses, por mucho que te ayude la apariencia, por muy atractivo que resultes, sin un mensaje que transmitir y una emoción que compartir, no eres nadie. Y si ese mensaje emocional no coincide con tu forma de ser y de actuar, serás menos que nadie. Recuerda siempre: congruencia entre quién eres, lo que haces y lo que pareces.

5. Lo importante no son los errores, sino cómo reaccionas ante ellos

Y por último, no vayas por la vida en plan martillo, porque todo te parecerán clavos. Una actitud defensiva te hará ver las preguntas como amenazas y las réplicas como agresiones, tu sistema límbico te secuestrará y devolverás golpes que ni siquiera has recibido. Hasta el escenario más adverso puede ser la mejor oportunidad para mostrar la conducta que tanto esfuerzo te ha costado entrenar. Es cuestión de perspectiva, aceptar los errores con normalidad, rectificar y aprender.

Y recuerda, como ya expliqué en una entrada anterior, no hay excusas que valgan. Todos podemos ser buenos comunicadores. Lo traemos de serie al nacer.

Tus gestos te delatan, de Fran Carrillo

SI QUIERES SABER MÁS…

Te recomiendo una de mis lecturas del pasado verano, “Tus gestos te delatan” (Espasa, 2014), en la que el consultor Fran Carrillo reivindica discursos más dulces y políticos menos empalagosos, y donde explica su acertada teoría sobre el equilibrio entre el sabor del caramelo y el atractivo del envoltorio.

COMPRAR EN AMAZON
The following two tabs change content below.
César Toledo
Consultor de comunicación, experto en análisis y máster en Comportamiento No Verbal por la Universidad Camilo José Cela y la Fundación Universitaria Behavior & Law. Miembro de ACONVE y de la Asociación de la Prensa (FAPE-FIP). Fundador de analisisnoverbal.com.