7 claves de comunicación no verbal del adiós de Heisenberg

Atención, spoilers: el análisis desvela el desenlace

¿Lloraste con el final de Breaking Bad? ¿Conoces a mucha gente que lo hiciera? ¿Por qué no soltaste una sola lágrima cuando terminó tu serie favorita? ¿No te dio pena la muerte de Walter White, desangrado en la soledad de su laboratorio? ¿No consiguió conmoverte la magistral interpretación de Bryan Cranston? El análisis de la comunicación no verbal nos sugiere algunas respuestas.

Fue uno de los finales más esperados y vistos de la historia reciente de la televisión. Y acabó en tragedia, con la muerte violenta del protagonista. Desde que Walter White (Bryan Cranston) se queda solo con los espectadores hasta el fundido a negro transcurren 2 minutos y 39 segundos. Justo lo que tarda en morir, una secuencia en la que no pronuncia una sola palabra.

De ahí la relevancia de su comportamiento no verbal (CNV), que analizamos con detalle en esta entrada. La postura, los gestos y expresiones de Cranston, nos muestran a un Walt muy diferente al colérico Heinserberg que terminó dominando la serie. Vemos a un hombre que camina erguido y con dignidad, y un rostro que expresa serenidad.

Háptica y proxémica: en el manejo del tacto y el espacio están las claves fundamentales de su CNV. Las manos hablan tanto como su silencio, pero no a través de los gestos, sino de las caricias en la intimidad del laboratorio. Aquí están las 7 claves:

1. No hay expresión de dolor

La única expresión de dolor de Walter White se aprecia a nivel paraverbal en unos leves y ahogados quejidos; también hay una profunda espiración a través de la boca, seguida de un golpe de tos. El rostro parece muy sereno cuando siente que está mal herido. La expresión permanece igual después de apartarse la chaqueta y comprobar el alcance de la herida. La gravedad no altera su conducta.

2. Una postura digna

Posición erguida al caminar en el final de Breaking Bad

El gran Heisenberg camina perfectamente erguido  y con paso lento pero firme hacia el laboratorio (y hacia la muerte).  No presenta el encorvamiento típico del dolor, a pesar del tiro recibido en el abdomen. La verticalidad en la postura aporta dignidad, y excluye cualquier expresión de debilidad con la que el telespectador pudiera empatizar.

3. Ternura y complicidad

En el interior del laboratorio se repite el esquema de los planos comentados al inicio. Esta vez, en lugar de palparse la herida,  Walter acaricia con suavidad su máscara antigás, herramienta de trabajo que adquiere un valor simbólico en este contexto. La expresión facial es idéntica antes y después de acariciarla: en la mirada hay nostalgia, y en los labios y carrillos una sonrisa casi imperceptible (microexpresión). Un gesto de ternura que inspira complicidad.

4. No hay miedo ni preocupación

Expresión facial cargada de simbolismo al mirar hacia lo alto. Herido de muerte, Walter White repasa visualmente el laboratorio y parece rememorar. No hay el menor rastro de ira ni miedo en su cara. Tampoco hay dolor, solo cierta tristeza y serenidad, de las que se podría inferir la nostalgia.

Expresión de serenidad en el capítulo finalde Breking Bad

5. El calor de las caricias

El duro Heisenberg acaricia el alambique (1), lo observa pensativo (2), y termina dándole un par de suaves toques con las yemas de los dedos, como la palmada que se da en el hombro de un ser querido al despedirse. Se repite el simbolismo de la máscara, en este caso por duplicado: dice adiós a una de sus herramientas de trabajo, y también a su vida, representada en el reflejo de su imagen en el acero (3). El tacto de la palma de la mano aporta calidez a la acción.

6. En paz consigo mismo

En el plano final, el rostro sin vida de Walter White expresa una serenidad muy cercana a la satisfacción, apreciable en la relajación de la musculatura facial, la ligera separación de los labios y la ausencia de cualquier rictus de tristeza o dolor. La expresión resulta casi placentera. El cuerpo inerte queda en una postura simétrica y abierta, tumbado boca arriba, como si descansara. La sensación de levedad se refuerza con el giro ascendente de la cámara cenital.

7. Adiós Baby Blue

Aunque los primeros sesenta segundos de la secuencia transcurren en silencio (sonido ambiente), no podemos pasar por alto el tema musical que arranca con un inesperado golpe de batería, justo cuando Walt se acerca a su máscara. En ese momento dibuja una levísima sonrisa en su cara, la misma mueca cómplice que probablemente repite inconscientemente el sorprendido espectador. Esta sincronía resulta mágica: la conexión entre el personaje y sus fieles seguidores acaba de consumarse.

La canción elegida para decir adiós es “Baby Blue”, un tema interpretado en los años setenta por la banda de rock británica Badfinger: Toda una declaración de amor, y un último guiño del duro Heinsenberg a su chica azul, la metanfetamina.

 

Como posteriormente explicó Thomas Golubić, el supervisor musical de la serie, “es una historia de amor entre Walt y su devoción por la ciencia, y ésta –la metanfetamina- fue su creación más grande, su mayor triunfo como químico. No trataba de Walter White como un criminal o un asesino o una persona terrible. Era sobre él, poniendo fin en sus propios términos. Creativamente encajaba”.

¡Vaya si encajaba!