Mi artículo para la revista Beerderberg, un espacio de referencia en el mundo de la politología

El tacto resulta imprescindible en la comunicación política, y no solo como expresión de prudencia.  La forma de tocar dice mucho de la personalidad de un líder, y transmite un potente mensaje que impacta directamente en el inconsciente colectivo.

Las palabras por sí solas no bastan para proyectar una imagen de cercanía, por muy cercano que un político pretenda mostrarse en su discurso ideológico. Y mucho menos si esas palabras -en ocasiones, incluso, escritas por otro-, son incongruentes con la conducta no verbal de quien las pronuncia.

Uno de los canales más poderosos para transmitir proximidad y liderazgo es, precisamente, el tacto, el primero de los sentidos que utilizamos para comunicarnos nada más nacer. Su estudio científico recibe la denominación de háptica, y cada día disponemos de más evidencias sobre su influyente papel en la comunicación.

Saludar, acariciar, abrazar, besar o tocar en público a otra persona también tiene sus riesgos, y puede producir el efecto contrario al deseado, si no se ejecuta con naturalidad, si se ignora la personalidad del interlocutor o se prescinde del contexto.

¿Quieres saber más sobre la influencia del tacto en la comunicación política? Te lo cuento en el último número de la revista Beerderberg, un espacio de referencia en el mundo de la politología, dirigido por Xavier Peytibi y Pedro Miguel Casado.

 

ver artículo en la revista Beerderberg
The following two tabs change content below.
César Toledo
Consultor de comunicación, experto en análisis y máster en Comportamiento No Verbal por la Universidad Camilo José Cela y la Fundación Universitaria Behavior & Law. Miembro de ACONVE y de la Asociación de la Prensa (FAPE-FIP). Fundador de analisisnoverbal.com.