La visita de Raúl Castro al Vaticano evidencia la habilidad de Bergoglio en el manejo de la proxémica.


Las imágenes del encuentro entre el pontífice y el presidente cubano en Roma nos dejan este curioso gesto del Papa, al retirar con su mano la escribanía que se interpone entre ambos. Visto de forma aislada, puede parecer un detalle irrelevante, o una casualidad cargada de simbolismo, teniendo en cuenta el decisivo papel desempeñado por la diplomacia vaticana en el desbloqueo de las relaciones entre Cuba y los Estados Unidos.

Sin embargo, el gesto adquiere una dimensión muy diferente, si lo contextualizamos con el patrón basal del comportamiento no verbal de Bergoglio, cuyas extraordinarias competencias para la comunicación analizamos en su momento en nuestra web: Las tres caras del papa Francisco.

La decisión de quitar de en medio un obstáculo meramente decorativo, antes de sentarse a hablar con su interlocutor, pone de manifiesto la habilidad del papa Francisco en el manejo de la proxémica, término acuñado en los años sesenta por el antropólogo norteamericano Edward T. Hall para referirse a la influencia del espacio en la interactuación, imprescindible en el análisis científico del comportamiento no verbal.

La evidencia empírica demuestra que la existencia de elementos físicos entre dos personas dificulta el establecimiento del rapport, la mimetización conductual y sintonía emocional necesarias para que una comunicación sea realmente fluida.

En este caso, además, resulta importante considerar que el papa Francisco espera a que su interlocutor se siente primero: no es solo un gesto respetuoso, sino también una forma de ganar los segundos necesarios para repasar visualmente el escenario y comprobar que todo está en orden para iniciar la conexión.

La retirada de la escribanía no es el único indicio de la importancia que el pontífice presta a la proxémica a la hora de comunicarse. También se aprecia en el lugar elegido para el encuentro con Castro, celebrado en un pequeño despacho junto al Aula Pablo VI, reservado para las “entrevistas familiares o de carácter menos oficial”, según fuentes del protocolo vaticano.

 

El papa recibe al presidente Obama

Obama: Una recepción muy diferente

Habitualmente, los jefes de Estado y de Gobierno son recibidos en la Biblioteca del Palacio Apostólico, unas dependencias mucho más solemnes y lujosas, que el propio pontífice se ha negado a ocupar (el papa Francisco vive en una habitación de la Residencia Santa Marta, y comparte equipamientos comunes con el resto de los huéspedes).

La imagen corresponde a la visita de Obama, en marzo de 2014, donde se puede apreciar claramente la diferencia con la de Castro.

Referencias

Aquí puedes ver la crónica completa de Radio Televisión Española:

The following two tabs change content below.
César Toledo
Consultor de comunicación, experto en análisis y máster en Comportamiento No Verbal por la Universidad Camilo José Cela y la Fundación Universitaria Behavior & Law. Miembro de ACONVE y de la Asociación de la Prensa (FAPE-FIP). Fundador de analisisnoverbal.com.